27.2.06

MÉTODO EXEGÉTICO descomprometido

/
En la textura del relato homérico en general, la tensión es parte orgánica, y no formal, no hay trampa ni intención de retener a quien lee en una crisis, en vilo; hay un desliz del detalle y las disgresiones que se dedica a ir y volver del pasado, manteniendo un único nivel temporal, salir y entrar de las cabezas de los personajes, imperceptible vaiven, puro-presente, anulando las interpretaciones //¿en paralelo a los discursos generacionales de familia, dominados -en su mayoría- por hombres viejos, prepotentes y cuasi arterioescleróticos, junto a respectivas mascotas o vaso on the roks, adorables?//

En el Paréntesis invisible de hoy, estudiamos, por ej, cómo -por contraposición a La Iliada- presenta La Biblia (el nuevo testamento) su maravillosa Retórica del Salteo.. Te impongo, te traigo X, dice dios de repente, Esto, Aquello, apareció acá, allá, pero las cabezas de los hebreos y otros –no las oimos- son una maraña, celestial o un infierno



LA INTERVENCIÓN
Auerbach en verso


Mientras que Dios y Abraham
sus siervos, asnos y herramientas
son simplemente nombrados, sin mención
de las propiedades -ni predisposiciones
anímicas o indumentarias forman parte-
Isaac obtiene una aposición
en el relato del llamado Elohista,
cuando Dios dice ¨ Toma ahora
tu hijo, tu único, a quien amas ¨
pero esto no constituye
una caracterización del propio Isaac:

ninguna intimidad del pasado
mediante trae; aparte de su relación con el padre
y fuera del tema del relato, no hay
desviación ni se interrumpe
para describir, pues no se trata
de perfilar la figura de Isaac

él pudo haber sido
hermoso o feo, discreto o tonto,
alto, bajo, atrayente o repulsivo: nada sabemos

sólo se presenta aquello
que debe ser conocido a cerca de él AQUI
y AHORA, dentro de los límites de la escena
a fin de que percibamos cuán horrible
fue su tentación

o ¿ cómo y dónde se encuentra
a la hora de Tablas recibir ?
no lo sabemos, tampoco

él responde : ¨ Heme aquí¨
a una voz que suponemos alta
-no especifíca si de nube u oleaje sube-
cuando en original
la expresión hebrea significa
algo así como ¨ véme ¨ o
como traduce Gunkel ¨ oigo ¨,
y en cualquier caso no pretende
señalar dónde se encuentra, sino su lugar
moral ante Dios, algo asi como
¨estoy a sus órdenes¨

no dice dónde se haya, físicamente..
si en Beer-Seba o en otro lugar
si en casa o al descampado
si temeroso o con ansia,
agachado o en porte

al narrador no le interesa
aclarar; y quien lee
se queda sin saber qué tarea lo ocupara
-¿qué hacía, faenaba?
¿cogía? ¿rezaba?-
ignoramos al oir

la gran voz de Dios y el ambiente
de la sagrada palabra y el libro
con montañas y errores, permanece a oscuras
o iluminada, la imaginación de la lectura
en chaleco de fuerza, los años,
su divinidad Repone

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy cancer.

Matías Pailos dijo...

El puema es en gran parte como la transcripción de una lectura en diagonal en busca de palabras clave. Mis líneas favoritas son dos, y son 'Isaac obtiene una aposición' (se ha hecho acreedor a... !una aposición! Me encantó) y 'al narrador no le interesa aclarar': un turrito el narrador (o una turrita, si hemos de creerle a H. Bloom).

afanto dijo...

¿paula no te parece que a esta gente le falta un poco de segunda guerra mundial?

paula dijo...

lxs q comentan no tienen respeto (excepto pailos q es profesor)

afanto dijo...

me mando para atrás.

tetrabrik dijo...

entiendo atrayente en oposición a repulsivo, hermoso a feo, alto a bajo, pero discreto a tonto me dejó pensando