14.6.06

revista, miércoles

-



Los cines en invierno se tranforman en camouflados hepáticos: aunque la angustia militar no me corresponde, pongo cara de distanteLa lectora, me llevo, me dejo llevar por abajo del tiempo, cada vez más adentro de la Vara



Reynaldo se distrae mirando mis anotaciones innecesarias sobre catàstrofe, crisis, tragedia; sus lìmites y su manera de ser cruzadas por siniestro.. perder el norte con ellas no ajusta una práctica del discurso ni arropa nuestra barbarie letrada: todas, todas son maneras de perder el tiempo



Cuando toco dos veces el timbre de la parada, se asoma un ciego para cantarme Las Causas y que le diga dónde bajar, y que le de una moneda para el tratamiento. Terrible. Y se parece al otro, al hijo de Lovercraft, el hereje de La cábala.. quería ser judío pero se conforma con ir los domingos a ver a Atlanta en forma de espíritu. Persevera con la torre popular. Intenta recuperar la carne aburrida



-

2 comentarios:

tetrabrik dijo...

aguante atlanta! (villa crespo fue mi barrio cuandoi viví allá)

Mumiç dijo...

Mi abuelo estaba empeñado en convertirme y hacerme hincha de Atlanta.

Los ciegos, que temita.