12.5.08

el cuento preferido de rascasuelo

habia una vez una gota que caía sin parar. no era larga ni blanda, no era dura ni corta. caía, sin saber mucho caía. eternamente, por la punta nevada de un cerro, caía, en los pétalos blancos de las flores y negros de las matas, se unía, al río mezclada entre gotas pero sola y llegaba hasta un punto del río que se junta con el mar, hasta una costa y hasta otra y seguía, sin cansarse cayendo de la cola de una foca, subiendo, hasta el guante de un pasante de veterinaria que cuidaba a la foca, y caía por el guante, del estudiante y seguía, cayendo en el reborde del cuaderno del pibee este, y adentro de su mochila también caía, mojaba algun libro y alguna mudita de ropa chorreando hasta un empedrado o hasta entrar por una escalera de una casa, abajo de una suela, de costado se caía, dentro del baño y llegaba hasta un peine apoyado en la repisa del lavamanos con espejo y se subía, a caer por el flequillo de una muchacha alegre y le provocaba un puchero

3 comentarios:

Sebastián Matías Oliveira dijo...

que loco paula p
no sabia que el blog era tuyo paula p
besito paula p

matias fernandez fernandez dijo...

este rascasuelo no es ningún boludo

Jan dijo...

Para siempre, digo que este blog me confunde más que mi propia existencia, y eso me gusta.

Saludos.