7.10.05

La pelota, el carro y la planchita

Este cuento en el nº 19 de El Interpretador.

7 comentarios:

Mundo del Cinismo dijo...

Leído.

Muy divertido el detalle del turista italiano que piensa que los ciudadanos recuperan un espacio público, así como el del padre que se pregunta si su hijo no se habrá vuelto homosexual.

También funciona (por momentos muy bien) el que se sucedan sin pausa hechos en apariencia muy vanales.

Me chocó un poco, debo admitir, cierto efecto punk de la prosa, esa nefasta herencia basada en la escritura como desesperación, cuando no es más que simple desprolijidad (es decir, el lunfardo por momentos choca, parece impostado); pero tal vez se trate nada más que de las consecuencias de mis juicios terroristas en defensa del clasicismo.

paula dijo...

Gracias, querido por el comentario inteligente. Toda la razon a tu favor.

Mundo del Cinismo dijo...

Ja, tanto discutir con Peyseré me hizo perder la brújula de cuándo me habla en serio y cuándo estás siendo sarcástica, así que porlas, acepto el cumplido y devuelvo gentileza: espero seguir leyendo tu producción en la brevedad.

Pablo dijo...

leete el mio, dos lineas más abajo, en em mismo número de "El Interpretador"

Pablo dijo...

José piensa con las rodillas...buenísimo.

Está muy bueno, che.

Diego dijo...

Cuando me haga un tiempito entre los parciales voy a leer tu cuento. No te tenía escritora, ehhhh . Tampoco lo tenía a Pablo. Bien, ehhhhh.


Saludos

que se dice (cazatalentos) dijo...

lo que mas leo es que VAS A escribir MUY bien.