9.11.06

Esta novela es un hecho real

*

Toda la madeja de Consagrado, su cinismo y la narraciòn corporativa quedan cercioradas en esta anecdota, movimiento que : si no es una historieta es de la vida : te dibujàs una secuencia y te vas fuera de cuadro






Autor Consagrado se aloja, a modo de triángulo artístico pro-convivencia-curadoría, en la Mansión de Oficio /la Mansión está llena de premios y cuadros y escritorios giratorios para escoger el mejor libro a disposición de la biblioteca incalculada/ de Poeta Célebre, barbado, a quien pertenece.

Estos dos y un tercer genioboludo (Compositor Dodecafónico en sus fueros internos: anónimo para la masa, humilde para los amigos) conviven un verano 3 semanas, de bosque, un casi bosque, 1 pueblito esos que son una papita y todo asi.


Autor Consagrado anda como romántico alemán perdido en una isla, contrariado :mata pájaros, come caracoles, prende fuegos con poemitas arrancados, pone la pata a Dodecafónico Oculto porque se disfraza de puto, ¡que se caiga! porque quiere provocarle. Consagrado quiere cogerse, naturalmente, en la ciudad y el monte va, a todo bicho que camina más aún, rehumanizado en su maldad; no se piensa a sí mismo pero ESTÂ, está avivado, aplacado su nihilismo en este modo Reciente de salvaje.

Y una noche que en su tarde tuvo moscas, sandía por adentro fueron barcos, se arrima Consagrado al cobertizo, perros raquíticos y palos mal puestos mediante; intenta raptar a la doña del peòn de la estancia, de sainete, de pleno Rastrillo Erecto por tantos días encerrado y ¡onanismo! que tiene, la corre
silencioso para no ser descubierto
a dedos puntilla. ¿No va que aparece juan blanco -moreira en la revelación del fuego la luz que proyecta, entre las pajas el heno de su ira imponente- y cruza la tranquera?
Y mira la escena, El gaucho : el porteño aculturado persiguiéndole la china.
Saca la escopeta, encarna l tiro contra el dedo gordo de Autor Consagrado que huye.. al trote, malo constituido, pueblo adentro. Bajo el manto de la luna, desmemoriado en el analfabetismo del miedo, la luz mala silbándole los talones y tres balas perdidas que se cansan de perder el tiempo con su cuerpo
literario se salva de milagro

9 comentarios:

Nessie dijo...

solo para saludar, reconozco que no es tan fácil de decodificar tu blog! je
(estuvo bueno ayer, eh!)

sol dijo...

uh soy tu fannn

El señor de abajo dijo...

buenísimo. nombres, quiero nombres.

Nessie dijo...

y... sigue siendo codificado si uno no conoce la anécdota ;)

Anónimo dijo...

no empecemos , por favor

niñacriolla dijo...

jaja, buenísimo el relato

Anónimo dijo...

Estoy pensando en robarte mucho
O en canjearte . Todas pertenencias por mi culpa y mi vergüenza.

gerardo j dijo...

Jajaj! Creo que conozco la anécdota. ¿A vos te la contó el protagonista que huye de los tiros, no? Besos, G.

Ts, bien! dijo...

A la segunda leida VI TODO
:)